NUEVA YORK (AP) — Los globos gigantes volvieron a flotar sobre Manhattan, manejados por personas disfrazadas. Bandas de música de secundarias y universidades de todo Estados Unidos también regresaron, al igual que las multitudes para ver el desfile del Día de Acción de Gracias de Macy’s.

Después de que la pandemia de coronavirus impidiera llevarlo a cabo el año pasado, la tradición del día feriado volvió el jueves en su totalidad, aunque con ciertas precauciones.

“Realmente logró que el Día de Acción de Gracias se sintiera muy festivo y lleno de vida”, dijo Sierra Guardiola, asistente de una empresa de diseño de interiores de 23 años, después de ver el espectáculo con un sombrero en forma de pavo.

Miles de espectadores, cientos de payasos, decenas de globos y carrozas —y, por supuesto, Santa Claus— marcaron el más reciente evento festivo de Estados Unidos que regresa, en un momento en que las vacunas aplicadas, la confianza y la frustración por el tiempo pasado en confinamiento hicieron que las autoridades y parte del público se sintieran más cómodos con las grandes concentraciones de gente en medio de la pandemia en curso.

Para el presidente Joe Biden, el regreso del desfile completo fue una señal de renovación, y le llamó al comentarista Al Roker de NBC durante la transmisión en vivo para decirlo.

“Después de dos años, estamos de regreso. Estados Unidos ha vuelto. No hay nada que no podamos superar”, dijo Biden por teléfono desde Nantucket, Massachusetts, donde veía la transmisión con su familia.

Aun así, las medidas de seguridad se mantuvieron. El personal y los voluntarios del desfile tuvieron que vacunarse contra el COVID-19 y usar mascarillas, aunque a algunos cantantes y artistas se les permitió quitárselas. No había ningún requisito de vacunación para los espectadores, pero Macy’s y la ciudad los alentaron a usar cubrebocas.

Asahi Pompey dijo que el miércoles había recibido un refuerzo de la vacuna y portó una mascarilla mientras estaba entre la multitud, pero las preocupaciones por el COVID-19 no impidieron que acudiera.

“Se siente realmente fenomenal estar aquí. Parece que Nueva York está en vías de recuperación”, dijo Pompey, abogada de 49 años.

“Es como si todo el espíritu de Nueva York hubiera llegado y se conjuntara para que podamos estar juntos”, añadió su hijo Sebastian Pompey-Schoelkopf, quien está en edad escolar.

El Día de Acción de Gracias del 2020, sin vacunas disponibles y con el virus iniciando una ola de invierno en la ciudad más grande del país, el desfile se limitó a una manzana y, en ocasiones, se grabó previamente. La mayoría de los artistas eran locales, para reducir los desplazamientos. No se permitió la asistencia de espectadores.

Para Katie Koth fue “increíble” poder ver este desfile casi centenario en la calle, en lugar de en una pantalla. Esta profesora de 26 años asistía al evento por primera vez.

Se llevó a cabo a pesar de que días atrás un conductor arrolló con su vehículo un desfile navideño en un suburbio de Milwaukee, matando a seis personas e hiriendo a más de 60. Las autoridades dijeron que el individuo, que ha sido acusado de homicidio intencionado, huía a toda velocidad de la policía tras una disputa doméstica.

El alcalde Bill de Blasio dijo el miércoles que no había una amenaza específica creíble para el desfile de Macy’s, pero las medidas de seguridad fueron amplias, como de costumbre.

Copyright 2021 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido sin permiso.

0
0
0
0
0

Recommended for you