CAGUAS, Puerto Rico (AP) — Cada vez más negocios, incluyendo tiendas de alimentación y gasolineras, cierran temporalmente sus puertas en todo Puerto Rico mientras se alargan los cortes de electricidad causados por el huracán Fiona en el territorio estadounidense, lo que aviva la preocupación acerca de la disponibilidad de combustible y productos básicos.

Los carteles escritos a mano que avisan de los cierres son cada vez más frecuentes, causando suspiros y lamentos entre los clientes en una isla donde el 62% de los 1,47 millones de abonados siguen sin electricidad más de cuatro días después del paso del meteoro.

Betty Merced, una jubilada que vive en Salinas, una ciudad costera del sur de la isla, contó que lleva varios días buscando sin éxito gasóleo para llenar su generador. Utiliza una máquina para la apnea del sueño y no puede arriesgarse a quedarse sin ella.

Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido sin permiso.

0
0
0
0
0

Recommended for you