{{featured_button_text}}
2019 Day of Hope Rosalba Vieyra (Spanish)

Rosalba Vieyra, posa junto a  su esposo, Andres Vieyra, a un lado del automóvil  familiar estacionado frente a su hogar en Santa María. Rosalba, estaba sometida a un tratamiento contra el cáncer cuando el auto familiar se descompusó, y Mission Hope pudo otorgar una subvención a su familia para arreglar el auto y facilitarle a su esposo  acudir a las entrevistas de trabajo y llevarlala a sus citas médicas.

Entre los muchos pacientes tratados cada año en el Mission Hope Cancer Center (Centro de Cáncer Misión Esperanza) se encuentra Rosalba Vieyra, a quien se le diagnosticó cáncer de mama en 2002.

"Mission Hope es el lugar para estar cuando estás luchando contra el cáncer", dijo Vieyra. "Está lleno de ángeles del cielo caminando sobre la tierra".

Vieyra dijo que durante el tratamiento en el Marian Regional Medical Center y su transición a Mission Hope, el personal ha sido muy amable con ella y su familia.

“Acababa de dar a luz a un bebé tres meses antes de que me diagnosticaran. Descubrir que tenía cáncer fue como escuchar una sentencia de muerte, pero el cuidado, el apoyo y la esperanza que cada uno de ellos me proyectaba cada vez que iba a una cita me dio la fuerza espiritual para enfrentar la enfermedad", dijo.

“Los médicos y enfermeras trabajaron arduamente para satisfacer mis necesidades individuales en cada etapa del camino. No tengo palabras para explicar lo agradecida que estoy con el personal humilde y compasivo del centro”, dijo Vieyra, quien también tiene diabetes tipo 2 y fibromialgia, una condición que causa dolor en todo el cuerpo, problemas para dormir, fatiga y, a menudo, angustia emocional y mental.

Su cáncer de mama reapareció en 2017, y mientras se sometía a cirugía, radiación agresiva y tratamiento de quimioterapia, su familia se enfrentaba a otros obstáculos. Su esposo, Andrés Vieyra, tuvo dificultades para encontrar un trabajo estable, porque estaba dedicado a ser un cuidador de tiempo completo para su esposa. Pronto, las cuentas empezaron a acumularse y la carga financiera comenzó a crecer.

"Además, durante el tratamiento, nuestro vehículo familiar dejó de funcionar, por lo que fue aún más difícil para mi esposo ir a las entrevistas de trabajo, llevarme a mis citas frecuentes o simplemente ir al supermercado a comprar comida", dijo Rosalba.

"Desde el primer día, le dije que estábamos en esta batalla juntos, y que solo teníamos una opción ... seguir luchando junto a las vicisitudes", dijo Andrés Vieyra.

Un día lluvioso y con mucho viento, Héctor Rodríguez, un promotor de salud especializado en oncología en Mission Hope, vio a Rosalba Vieyra bajar con dificultad de un autobús público cerca de la entrada principal del centro. Cuando se acercó a ella para ayudarla, él le comentó sobre las subvenciones de apoyo financiero disponibles para los pacientes de Mission Hope.

"¡No podía creerlo! Ya hacen mucho por nosotros. Pensé que pagar para ayudarnos a arreglar mi auto era simplemente increíble", dijo.

Finalmente, Vieyra recibió una subvención de más de $5,000 para remplazar el motor de su automóvil, de modo que ella y su esposo pudieran mejorar su autosuficiencia. "Si no fuera por el apoyo de Mission Hope, no sé dónde estaríamos", dijo Andrés Vieyra.

"Siempre he sido un poco tímida para buscar ayuda, pero aprendí lo importante que es estar informado no solo sobre nuestra condición médica, sino también sobre todos los recursos disponibles para nosotros", dijo Rosalba. “Saber y entender en qué posición te encuentras contra el cáncer es fundamental. Conozco a muchas mujeres que no entienden completamente su condición".

Su consejo para esas mujeres es que no tengan miedo a aclarar sus dudas y hacer preguntas a sus médicos, y que investiguen y lean historias motivacionales como parte de su proceso de asimilación o recuperación.

Una amplia gama de este tipo de información se encuentra en el sitio web de Mission Hope, que contiene artículos educativos sobre diversos tipos de cáncer, las posibles causas, tratamientos y consejos de rehabilitación. También tiene información sobre grupos de apoyo, clases, programas, conferencias gratuitas y otros eventos que benefician a los pacientes y a sus familias.

“Hoy en día, la información está en la palma de nuestras manos. Soy un firme creyente de que el conocimiento es poder”, dijo Andrés. “Cuando eres un cuidador de un ser querido, te das cuenta rápidamente de que una de tus mayores responsabilidades es mantenerte fuerte, y la educación te da confianza".

Rosalba espera retribuir a Mission Hope compartiendo su historia con otros pacientes y abogando por la importancia de educarse con información de fuentes confiables.

"Misión Esperanza siempre está ahí para los pacientes, ahora es nuestro turno de retribuir", dijo.

"Mi esposa siempre ha tenido una actitud positiva hacia la vida, y creo que su optimismo puede inspirar a otros", dijo Andrés Vieyra.

Rosalba dijo que, como ex cosmetóloga, verse bien la ayuda a sentirse bien.

"La gente siempre me pregunta '¿cómo lo haces?’ Ni siquiera parece que estés enferma", dijo Rosalba, notando que le gusta levantarse temprano para ducharse y maquillarse. "Es como si me estuviera poniendo mi escudo; si me veo bien me siento bien".

Subscribe to Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0