Residente de Santa María, Louis Meza habla sobre su experiencia con COVID-19: 'No es solo el resfriado común, es peor'

Residente de Santa María, Louis Meza habla sobre su experiencia con COVID-19: 'No es solo el resfriado común, es peor'

{{featured_button_text}}
Louis Meza (Spanish)

Louis Meza, parado frente a su casa en Santa María donde se está recuperando, después de haber sido dado de alta del Centro Médico Regional Marian el sábado después de ser diagnosticado con COVID-19.

Mientras Louis Meza yacía en una habitación de aislamiento en el Centro Médico Regional Marian con una temperatura de 103 grados fahrenheit y hielo debajo de su camisa, esperaba y rezaba para que sobreviviera su pelea contra COVID-19.

Ahora, desde casa después de ser dado de alta del hospital el sábado, junto a su esposa, Melissa, quien también fue hospitalizada y quien sigue luchando por su vida, está compartiendo su historia con la esperanza de que tenga un impacto en los demás.

Meza, de 47 años, quien ha trabajado como chef y gerente en el restaurante Hitching Post en Casmalia durante 25 años, compartió en un video publicado en Facebook el lunes por la noche desde su casa de Santa María cómo el virus causó que fuera hospitalizado en una habitación de aislamiento en Marian por seis días, y dejó a Melissa, quien cumplió 43 años el lunes y también contrajo la enfermedad, confinada a un ventilador para obtener oxígeno.

"Siento que tengo que contarles la historia que tuve que pasar en el hospital, para que todos se concienticen sobre esta perspectiva; no es solo un resfriado común, es peor", dijo Meza en su video, que ahora tiene más de 30,000 vistas.

Después de contraer una fiebre alta el 14 de marzo que duró cinco días, Meza fue examinado por su médico y diagnosticado con Influenza A. A medida que sus síntomas empeoraron, finalmente fue puesto en aislamiento en Marian y diagnosticado allí con COVID-19 y neumonía.

Mientras estaba aislado, Meza describió que se colocaba hielo debajo de la camisa y se duchaba con agua fría para bajar la fiebre, algunas noches se la pasaba tosiendo sangre y tenía dificultad para respirar.

Mientras hablaba desde su casa, donde estuvo aislado durante dos semanas después de su haber sido dado de alta, Meza dijo que sigue teniendo problemas para respirar y todos los días espera con ansias las actualizaciones de los médicos del Centro Médico Regional Marian para conocer el estado de su esposa.

Mientras está estable en este momento, continúa luchando severamente, y los médicos han tenido que aumentar sus niveles de oxígeno para ayudarla a respirar, dijo.

Meza dijo que publicó el video para informar a las personas sobre la gravedad de COVID-19 y la importancia de mantener el distanciamiento social para evitar su propagación. Sin embargo, también era importante para él hacerle saber a la gente que el virus puede ser vencido.

"Quería contarles mi experiencia y concientizarlos para que se den cuenta de que yo lo tengo (COVID-19) y todavía estoy luchando; no es broma. La única forma de superar esto es si trabajamos juntos y practicamos distanciamiento social”, Dijo Meza. "Sé que todos están aburridos... pero pasé seis días solo en un hospital donde las únicas personas con las que podía hablar era el personal de enfermería".

Meza dijo que el personal de Marian es increíble, y que muchos de ellos ingresaban a su habitación todos los días para atenderlo, a pesar del riesgo de exposición al virus. El nivel de atención que recibió le asegura que su esposa también está en buenas manos, dijo.

"Sé que está recibiendo la atención adecuada porque yo estuvo allí. Ella está recibiendo la atención adecuada del Dr. Ritter", dijo Meza, expresando su gratitud al subespecialista en enfermedades infecciosas de Marian y al director médico de Arroyo Grande.

Meza dijo que solo desea que él y su esposa hayan sido ingresados para recibir atención antes, ya que ambos visitaron el hospital con síntomas dos veces antes de que finalmente fueran admitidos, y Melissa fue examinada para detectarle el virus durante su segunda visita.

Cuando Melissa se registró el sábado por la mañana, el mismo día en que Meza terminó siendo dado de alta más tarde, sus niveles de oxígeno estaban a mediados de los 50 y fue puesta inmediatamente en un ventilador, dijo Meza.

"Nos tomó tres visitas antes de ser admitidos. Estábamos casi en nuestro lecho de muerte antes de que nos recibieran", dijo Meza. "Yo estaba en la habitación de aislamiento [cuando ella llegó allí], y la enfermera dijo que tenían que intubarla. Me afligí como nunca".

Meza dijo que la experiencia ha sido desgarradora. Durante su estadía solitaria en casa, también se vio obligado a terminar (medicamente) con la vida de su perro de 15 años, después de que desarrollara problemas respiratorios graves.

"Ha sido duro y por eso publiqué este mensaje", dijo Meza.

Según un anuncio del jueves de los Centros de Prevención Control de Enfermedades, no ha habido informes de mascotas u otros animales que se enfermen con COVID-19, pero aún se recomienda que las personas enfermas con COVID-19 limiten el contacto con animales hasta que se conozca más información acerca del virus.

0
0
0
0
0

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News