Try 1 month for 99¢
110118 H2-A meeting 01.jpg (Spanish)

El asistente del fiscal de la ciudad, Philip Sinco, conversa con el contratista de trabajadores, Carlos Castañeda durante la cuarta de las cinco reuniones comunitarias planificadas sobre el programa H-2A.

El jueves durante la cuarta de las cinco reuniones comunitarias planificadas sobre el programa H-2A, productores locales y representantes de la industria agrícola explicaron por qué los campesinos H-2A son necesarios para la industria agrícola del Valle de Santa María.

La reunión se realizó en el Centro Comunitario de Minami, y aproximadamente 45 personas asistieron, incluyendo funcionarios de la Comisión de la Fresa de California y representantes de las empresas de la industria agrícola que dependen de los trabajadores H-2A.

Bajo el programa H-2A, que es utilizado por varias grandes empresas agrícolas en el Valle de Santa María, los empleadores pueden solicitar traer trabajadores extranjeros a los Estados Unidos para desempeñar empleos agrícolas temporales. Bajo el programa, los empleadores deben proporcionar alojamiento sin costo para los trabajadores, transporte diario desde y hacia el lugar de trabajo y comidas diarias o instalaciones para que los trabajadores preparen sus propias comidas.

Hubo 1,700 trabajadores H-2A en Santa María durante el año fiscal 2016-17. Alrededor de 900 de ellos vivieron en hogares residenciales y el resto estuvieron alojados en hoteles o moteles.

La serie de reuniones comunitarias se diseñó para ayudar a los funcionarios de la ciudad a recopilar información y escuchar los comentarios de todos los interesados a medida que la ciudad trabaja para desarrollar una ordenanza de vivienda permanente para los campesinos H-2A.

Laura Brown, de la Comisión de Fresas de California, notó que el programa H-2A solo está disponible para los agricultores cuando pueden demostrar que los trabajadores domésticos no pueden satisfacer la necesidad laboral, ya que debido a los requisitos de vivienda, contratar a trabajadores H-2A termina siendo más costoso. "Eso es en realidad un desincentivo más para usar el programa H-2A", dijo Brown. "Y el programa H-2A no se creó en absoluto para ser una opción fácil para los productores. Es más como una opción de último recurso para los cultivadores".

Claire Wineman, presidenta de la Grower-Shipper Association de los Condados de Santa Bárbara y San Luis Obispo, dijo que hay una escasez de 15 a 25 por ciento de mano de obra en la industria agrícola local.

Cheryl Ausan, residente de Santa María, dijo que entendía la necesidad de utilizar trabajadores H-2A, pero no creía que fuera apropiado alojarlos en barrios llenos de hogares unifamiliares. "A los [propietarios] les pueden importar, pero a las personas que viven allí, podrían ser personas perfectas, pero no se interesan por nuestros vecindarios", dijo Ausan. "No invierten en nuestros vecindarios. No tienen familias donde los veamos crecer ".

El concejal, Dr. Michael Moats, dijo que el tema principal a discutir era cómo se alojará a los trabajadores H-2A en zonas R-1, que están destinadas a casas unifamiliares. "Todos estamos de acuerdo en que los agricultores necesitan trabajadores, todos estamos de acuerdo en que el programa H-2A es algo bueno, y todos estamos de acuerdo en que H-2A debe ser dirigido a [zonas residenciales de alta densidad]", dijo Moats. "Pero creo que el problema que nos trae hoy aquí es cómo H-2A debe orientarse hacia R-1. Creo que tenemos que encontrar una manera en la que podamos decidir cuales zonas son adecuadas para que los campesinos H-2A residan y cuales no.

"Pretendamos que hay 10 trabajadores H-2A que viven en una casa", continuó Moats. “Bueno, la casa adjunta a mi casa no es un lugar adecuado para los trabajadores H-2A. Sin embargo, hay lugares en Santa María donde la casa de al lado alberga a16 personas. Y en esas circunstancias, dudo que a los propietarios de esa comunidad les importe tener una casa con 10 personas viviendo. Así que creo que necesitamos saber qué casas de zonificación R-1 son adecuadas para H-2A y cuáles no. Puede que tenga que ver con obtener permisos de uso condicional o tal vez incluso zonificar ciertas áreas de la ciudad (si eso es legal) para este tipo de viviendas".

El asistente del fiscal de la ciudad, Philip Sinco, dijo que el personal de la ciudad presentaría varias opciones y recomendaciones para las viviendas H-2A en la ciudad durante la próxima reunión comunitaria, que está programada tentativamente para las 5:30 p.m. el 15 de noviembre en el Centro Comunitario de Minami.

Subscribe to Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0