{{featured_button_text}}
122018 DOH Powell 01.jpg (Spanish)

Jimmy Jay Powell recibe un abrazo de su esposa Hannah en el Jardín de Meditación en Mission Hope en Santa Maria. El escritor, ex actor y ministro de Hea es un hombre positivo y espiritual que avanza con gracia a medida que se somete a un tratamiento para el cáncer de próstata.

Decir que Jimmy Jay Powell tiene una personalidad magnética sería como decir que el sol está caliente. Aun cuando el hombre elocuente de Santa María, de 76 años, se abre camino a través de rondas de radiación y quimioterapia, ofrece gracia, amor y palabras inspiradoras para sus vecinos, amigos y compañeros pacientes.

"Donde sea que me encuentro y voy a ayudar a alguien, siempre termino ayudándome a mí mismo", dijo Jimmy Jay.

Y a pesar de todo, se aferra con fuerzas a su compañera de equipo, a su confidente, a su esposa: Hannah Powell.

"Todo lo que hacemos, lo hacemos en equipo", dijo Jimmy Jay. "Nosotros juzgamos más allá de las apariencias y vemos siempre el lado positivo de las circunstancias. Nada es lo que parece ser".

Jimmy Jay, nacido y criado en Boyle Heights, al este del centro de Los Ángeles, siempre tuvo dificultades para mantener sus pies plantados en un solo lugar.

"Soy de la escuela metafísica del pensamiento. Mi vida ha estado llena de experiencias que son muy espirituales y místicas. Desde que era un niño, siempre me ha costado mantenerme quieto, por lo que la búsqueda de mejorar las cosas me ha llevado a recorrer el mundo", dijo Jimmy Jay.

Como actor, ministro y escritor, su rango de hogar se expandió para incluir a Roma y Francia, y su experiencia de vida para incluir un trabajo con Sammy Davis, Jr., Bill Cosby y William Shatner. Bajo el nombre de Jay Scorpio Powell, apareció en series de televisión que incluyen The Mod Squad, The Bill Cosby Show, E.R., Monk, Lincoln Heights y Ghost Whisperer, y la película de 2001 "Mr. Dungbeetle".

Jimmy Jay fue diagnosticado por primera vez con cáncer de próstata en 2010. Cuatro años después, luego de mudarse a Santa María, se le diagnosticó con metástasis, una forma avanzada de la enfermedad. Para febrero de 2015, había comenzado tratamiento en Mission Hope incluyendo radiación, quimioterapia, asesoramiento, participación en grupos de hombres con cáncer y capacitaciones de nutrición.

No hay un alma que trabaje en Mission Hope por quien los Powell no estén agradecidos.

"Médicos, asistentes, recepcionistas, técnicos, radiólogos, empresarios, enfermeras, navegantes, flebotomistas, voluntarios, trabajadores sociales, especialistas en inyección e infusión, transporte, administradores, consejeros, nutricionistas, todos los miembros del grupo de hombres con cáncer. Todos han hecho una gran diferencia en mí", escribió en una carta de agradecimiento al hospital.

Mission Hope dijo Jimmy Jay, era fiel a su nombre el cual se traduce a español como Misión Esperanza.

“Para mí, la ESPERANZA es el poderoso espíritu de bienestar y dignidad. Es el espíritu del superhéroe que se aleja de la desesperación. La dignidad surge al ser tratado con respeto y honestidad, con un énfasis en el bienestar en lugar de la enfermedad, y eso es lo que siempre he experimentado en Mission Hope", escribió.

Fueron esas experiencias proporcionadas por el personal que ayudaron a mantener a Powell en equilibrio.

“Un diagnóstico de cáncer y el laberinto de tratamientos pueden echar a perder ciertos aspectos de tu vida y causarte un caos mental y emocional si no tienes un equipo dedicado, profesional y bien informado. Y uno de los aspectos que ha hecho que nuestra experiencia en Mission Hope sea más confortable es el gran corazón de todos en nuestro equipo", escribió Jimmy Jay.

"Ayudarnos a enfrentar la incertidumbre ha sido de gran beneficio. Mi esposa y yo hemos recibido la información que necesitamos para proceder con conocimiento y confianza en lugar de temer". La gama de servicios ofrecidos en Mission Hope, así como las referencias para asistencia externa, han sido invaluables. Cada vez que tropezábamos, alguien estaba ahí para ayudarnos a encontrar nuestro equilibrio", continuó.

Hoy, Jimmy Jay está enfocando en sanarse y rehabilitarse, en el tallado en madera y la continuación de su escritura, que incluye un nuevo libro titulado, "Lluvias de diamantes, cosecha de perlas".

Los Powell dicen que no existe la manera totalmente correcta de agradecer a "los héroes de las profesiones del cuidado de la salud", pero trató de plasmarlo en papel:

"Ustedes son las luces más brillantes en la habitación. Los vemos. Los sentimos. Sus palabras, su ternura, los sonidos de sus voces nunca se pierden. Sus espíritus se sienten profundamente, aunque gran parte del trabajo que hacen es invisible y tácito", escribió en su carta de agradecimiento.

“El cuidador debe ver más allá de las apariencias ante él o ella y cada uno de ustedes es un participante activo en la promoción de la vida, la salud, la esperanza y la curación. La visión del cuidado se extiende mucho más allá de lo que el ojo humano puede ver. No puedo dejar de aplaudirles; estamos muy agradecidos de tenerlos en nuestro equipo. El cuidado amoroso y la dignidad que promueven ayuda a que esta jornada sea soportable y más valiosa para cada viajero que embarca en una situación similar. Es mi deseo que continúen ayudándonos a brillar en este mundo y en el próximo” escribió Jimmy Jay.

“¡Ustedes son el paquete completo, más una bolsa de papas fritas!”, agregó.

Subscribe to Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0