Subscribe for 33¢ / day
H-2A (Spanish)

Laurie Tamura, de Urban Planning Concepts habla frente a funcionarios de la ciudad sobre las locaciones propuestas para construir viviendas H-2ª en el condado. De izquierda a derecha, Robert Dickerson, el comisionado de planeación y los concejales de la ciudad, Etta Waterfield, Micheal Moats y Mike Cordero.

Funcionarios de Santa María abordaron los desafíos y oportunidades de la construcción de viviendas para trabajadores agrícolas el jueves durante la segunda de las cinco reuniones mensuales que se planean realizar en la comunidad sobre el programa temporal de trabajadores agrícolas H-2A.

La reunion se llevó a cabo en el centro de ancianos Elwin Mussell Senior Center y asistieron alrededor de 50 personas. Durante la reunión se trataron temas como qué usos secundarios existen para los potenciales proyectos de vivienda H-2A, el desafío de construir en las partes no incorporadas del condado y los requisitos de zonificación de las áreas residenciales de la ciudad.

Bajo el programa H-2A — que es utilizado por varias grandes operaciones agrícolas en el área de Santa María — los empleadores pueden solicitar campesinos extranjeros y temporales para que vengan a trabajar en Estados Unidos.

Los empleadores que utilizan los trabajadores H-2A deben proporcionar vivienda sin costo alguno a los trabajadores, proporcionar transporte redondo todos los días al lugar de trabajo y proporcionar a cada trabajador comidas diarias o instalaciones que permitan a los trabajadores cocinar por sí mismos.

El jueves, el asistente del procurador de la ciudad, Philip Sinco, la asesora de uso terrenos, Laurie Tamura y el gerente de planificación de la ciudad Ryan Hostetter, presentaron una visión general del programa y respondieron las preguntas de los miembros de la audiencia. Los concejales de la ciudad, Etta Waterfield, Michael Moats y Michael Cordero asistieron a la reunión junto con los comisionados de planificación Robert Dickerson, Tim Seifert y Kelly White O'Neill.

Durante el año fiscal 2016-17, 1,700 H-2A estuvieron viviendo en Santa María, y cerca de 900 de ellos fueron alojados en viviendas residenciales y los restantes fueron alojados en hoteles o moteles, dijo Sinco.

La reunión del jueves por la noche fue la segunda. La primera reunión comunitaria sobre este tema fue el mes pasado con funcionarios de la ciudad y del condado.Tamura dijo que la construcción de grandes proyectos de viviendas para campesinos temporales cerca de las áreas agrícolas en el valle de Santa María es difícil debido a la necesidad de extender las líneas de agua y alcantarillado para los servicios básicos más allá del núcleo urbano de la ciudad.

"Expandir los servicios urbanos es una gran decisión política y, en un futuro previsible, probablemente no sería aprobado", dijo Tamura.

Hostetter dijo que mientras la ciudad actualiza su plan general, también está considerando elevar el límite de 22 unidades por acre en áreas residenciales de alta densidad que harían que los proyectos de vivienda H-2A dentro de las fronteras de la ciudad fueran más factibles.

White O'Neill preguntó si la ciudad podría crear un estándar de vivienda más alto que los requisitos federales para cualquier proyecto de vivienda H-2A para asegurar que las instalaciones pudieran tener otros usos — como vivienda para personas de la tercera edad— en caso de que la necesidad de trabajadores agrícolas extranjeros temporales disminuyera. Bajo el programa, se requieren 50 pies cuadrados de espacio de dormitorio para cada trabajador y un cuarto de baño con al menos una regadera por cada 10 empleados.

Hostetter dijo que en general la ley federal sustituye a la ley local y que tendría que comprobar si la ley permite que la ciudad tenga un estándar más estricto.

O'Neill preguntó cuál era el incentivo para los productores agrícolas, dado el laborioso y costoso proceso de solicitar a los trabajadores H-2A con el gobierno federal y luego cubrir los costos de vivienda y transporte.

"¿Cuál es el incentivo de hacer eso y ahora tener un edificio que tienes que manejar versus aumentar los salarios y sólo hacer que los trabajos agrícolas sean más atractivos para probablemente más gente?" O'Neill preguntó. "¿Es eso un sueño imposible?"

George Adam, presidente y propietario de Innovative Produce, quien estuvo entre los miembros de la audiencia, dijo que los trabajadores de H-2A proporcionan confiabilidad a los productores agrícolas.

"No podemos dirigir un negocio con gente que renuncia constantemente", dijo Adam. “Por ejemplo: tenía 10 trabajadores domésticos que trabajaban conmigo en la fresa y todos se fueron porque se les ofreció un empleo con mejor salario. Básicamente todo el mundo está saltando de un lado a otro buscando la manera de ganar más dinero – no podemos dirigir un negocio así”.

La mano de obra doméstica para el trabajo agrícola es una población en envejecimiento dijo Adam. "el futuro de la industria agrícola en Santa María dependerá de los trabajadores H-2ª. Por lo menos eso creo yo”.

0
0
0
0
0