{{featured_button_text}}
Brian Street parade (Spanish)

 Niños y adultos se divirtieron mientras reventaban globos llenos de agua a lo largo y ancho de Brian Street. La vecindad ha organizado una fiesta para celebrar el Día de la Independencia Estadounidense por casi una década. Esta fiesta es una de las 4 permitidas por la Ciudad de Santa María en la comunidad.

En Brian Street, en el noreste de Santa María, familiares, amigos y vecinos marcaron las vacaciones del Día de la Independencia con comida casera, juegos pirotécnicos y participando en una juego donde reventaron globos llenos de agua por aproximadamente 10 minutos empapando la calle y todo lo que los rodeaba.

Se escuchaba música en las casas y los patios delanteros invitando a todos los que paseaban por ahí a detenerse y charlar. El aroma de la barbacoa al estilo Santa María, de los tri-tip, la linguica y el pollo que chisporroteaba sobre el asador ondeó por el aire.

"Tratas de darles a tus hijos algo que no tuviste", dijo Dave López, quien ha coordinado la fiesta anual del vecindario – una de las cuatro permitidas por la ciudad -- durante aproximadamente la última década. "Siempre trabajé en el campo desde que era pequeño, así que nunca tuvimos nada similar".

Por la mañana, las barricadas subieron al comienzo del bloque 200 -- que inspecciona con Jonathan Place -- y al final del bloque 600, que gira hacia Gregory Court. Desde el amanecer al atardecer, niños de todas las edades llenaron la calle, corriendo de casa en casa para jugar y ganar premios.

"Me gusta convivir relajadamente", dijo Clara Smith, quien se mudó al vecindario hace un poco más de un año. "Esta es una oportunidad para que todos se reúnan y se conozcan como vecinos".

Smith asistió a la fiesta en bloque del año pasado como amiga de la familia Morales, pero eligió participar este año pidiendo a los asistentes que recitaran el himno nacional, “Star Spangled Banner”, o el preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos.

"Recitarlo en julio es muy tradicional", dijo Smith, explicando que se inspiró en "Little House on the Prairie", de la autora Laura Ingalls Wilder donde recuenta su infancia en el Medio Oeste Estadounidense. "Quería hacer algo único [que] contagie a la gente en el espíritu patriótico".

En la casa de Julian Montes, los niños hicieron fila durante horas para tratar de hundir pelotas de ping-pong en pequeños tanques de agua. Su recompensa: uno - o posiblemente más, si sobresalían en el acto -- de 150 peces dorados pequeños.

"Pensamos que a los niños les encantaría", dijo Montes, que ha vivido en una casa en el bloque 400 durante 10 años. "Esto es de lo que se trata: buena barbacoa y niños divirtiéndose".

Montes acredita el espíritu familiar de la vecindad al hecho de que año tras año se estimula la participación de los residentes. Travis Scott, el yerno de Montes que hace el intento de asistir cada año, lo llamó un "4 de Julio estadounidense por excelencia".

"Esto es lo que se hacía en los años 70, algo que ya no se acostumbra mucho", dijo Scott. "En todas las películas viejas sobre el 4 de Julio, esto es lo que se ve: toda la calle llena de familias conviviendo”.

Para Trina Hurtado, que ayuda a López a coordinar la celebración de Brian Street a través de Facebook, el festejo le permite conectarse con los vecinos y a reunirse con su familia de Nipomo, Lompoc y Sacramento.

"He visto crecer a niños en esta calle", dijo. "Mi amigo decía antes: 'Mis hijos recordarán su 4 de Julio en Brian Street'. Es algo especial".

López dijo que la celebración ha crecido cada año y espera con ansias la próxima.

"No te sorprendas de lo que sucede en nuestra cuadra", dijo con una sonrisa. "El año que viene, estamos planeando en conseguir elefantes".

Be the first to know - Sign up for Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0