081721 Hancock 01 (Spanish)

Cerca de 50 estudiantes se reúnen en la clase de historia en el colegio comunitario Allan Hancok College en Santa María.

El bullicio y las conversaciones habituales de la vida universitaria regresaron a los pasillos arbolados del campus de Santa María de Allan Hancock College el lunes cuando miles de estudiantes reanudaron las clases en persona después de 18 meses de aprendizaje a distancia.

El comienzo del semestre de otoño marca el primer regreso generalizado a las clases presenciales desde que el colegio implemento el aprendizaje a distancia en marzo de 2020. Alrededor del 75% de las clases actuales son exclusivamente presenciales, mientras que el 25% están disponibles en algún tipo de formato virtual, según la portavoz de la universidad Lauren Milbourne.

Aproximadamente 9,000 estudiantes en total, se han inscrito para el semestre de otoño, incluyendo quienes toman clases de crédito y no crédito, un poco más que el otoño pasado, cuando la mayoría de las clases eran virtuales, pero todavía están por debajo del 14% desde el otoño pre-pandémico de 2019, dijo Milbourne.

Quienes forman el cuerpo estudiantil tenía sentimientos encontrados con respecto al regreso al campus, la estudiante Lorena Ramírez recuerda la flexibilidad del aprendizaje en línea.

"Originalmente quería quedarme en casa, porque es más fácil estar en casa y tienes más tiempo para hacer cosas entre clases. Al estar en el campus, tienes que administrar mejor tu tiempo", dijo Ramírez, un estudiante de enfermería.

Quienes están estudiando el primer año, sin embargo, sienten agradecimiento por conocer el campus y encontrarse cara a cara con personas con quienes compartirán su clase y el personal académico después de terminar los dos últimos años de la escuela preparatoria bajo un sistema de educación a distancia.

"Es mi primer día. Todos los profesores que he tenido están muy emocionados de ver a los estudiantes nuevamente y han sido muy amables", dijo la estudiante de primer año, Clarissa Simonson.

Miguel Navarro, otro estudiante de primer año que estudia sobre fundamentos automotrices, dijo que está especialmente contento de estar en el campus ya que su programa académico le resultaba difícil en un formato virtual.

"Este es mi primer año en Hancock, así que es una experiencia muy buena. Acabo de tener mis dos primeras clases", dijo Navarro.

Un mandato de vacuna anunciado por la universidad la semana pasada, también ha provocado reacciones encontradas en la comunidad. A partir del 1 de octubre, se requerirá prueba de vacunación completa de estudiantes, profesores y personal, como condición para ingresar a los edificios del campus o asistir a clases en persona.

Las pautas de las autoridades de Salud del Condado de Santa Bárbara, que requieren el uso de cubre bocas en interiores para todas las personas, tanto vacunadas como no vacunadas, también están vigentes en el campus.

"Tengo una opinión firme en contra de los mandatos de las vacunas, pero estoy totalmente de acuerdo con el mandato del cubre bocas ", dijo Simonson.

Muchos miembros del personal de Hancock, incluido el Director del Programa de Desarrollo Profesional Thomas Lamica, pasaron el primer día del semestre ayudando a estudiantes a navegar por el campus y encontrar recursos como las oficinas de asesoramiento y ayuda financiera. Lamica describió el ajuste a la vida en el campus en persona como el "reinicio en COVID".

"Hay estudiantes que tal vez se graduaron hace un par de años de la escuela preparatoria y aún no han estado en el campus, por lo que tienen que orientarse y conocer el campus", dijo Lamica.

Carlos Escobedo, quien se desempeña como el concejal más nuevo de la ciudad de Santa María y también como especialista en extensión y retención en Hancock, también estuvo en el campus para responder las preguntas de los estudiantes de primer año que ingresaban. Dijo que su función es brindar apoyo a los estudiantes, el mismo que a él le hubiese gustado tener en la universidad.

"No esperaba tantos estudiantes. Puedo decir que los estudiantes están emocionados por venir, a pesar de que están nerviosos por la transición de la escuela preparatoria”, dijo Escobedo.

Desde principios de mes, Hancock ha estado ofreciendo incentivos de vacunación para los estudiantes en forma de una tarjeta de débito de $250, que los administradores esperan que aumente las tasas de vacunación de los estudiantes.

Los estudiantes deben estar registrados para el semestre de otoño y poder presentar una identificación junto con una versión física o digital de su tarjeta de vacunación COVID-19 para recibir el pago. La distribución de las tarjetas comienza el 23 de agosto en el edificio A del campus de Santa María.

Alrededor de 1,000 estudiantes también han aprovechado el programa Hancock Promise Plus, que ofrece matrícula y tarifas gratuitas a todos los estudiantes de tiempo completo que toman al menos 12 unidades y una clase presencial, desde su lanzamiento en julio, según Milbourne.

0
0
0
0
0

Recommended for you