BOGOTÁ (AP) — Funcionarios de Estados Unidos y Colombia prometieron el jueves que redoblarán sus esfuerzos contra el narcotráfico, en momentos en que la nación sudamericana lidia con un incremento récord en la producción de coca que ha puesto a prueba las relaciones bilaterales.

El secretario de justicia estadounidense Jeff Sessions se reunió con su contraparte colombiano, Néstor Martínez, y una delegación de México en la ciudad colombiana de Cartagena. La reunión se realizó tres meses después de que el presidente Donald Trump amenazó con retirar la certificación a Colombia como socio en la lucha contra las drogas a menos que el país revierta la tendencia en el cultivo de coca.

El cultivo de la planta usada para la producción de cocaína aumentó en el 2016 a niveles no vistos en casi dos décadas de esfuerzos de erradicación por parte de Estados Unidos, dice un reporte de la Casa Blanca. Los fiscales discutieron además el lavado de dinero y el tráfico humano, dos problemas a menudo mezclados con el tráfico de drogas.

En una breve declaración tras la reunión, Martínez dijo que los tres países fortalecerían la cooperación entre sí para enfrentar efectivamente el problema.

"Vamos a lograr avances”, dijo Sessions tras estrecharle la mano a Martínez.

Colombia es el aliado más estrecho de Estados Unidos en la región y uno de los mayores beneficiarios de la ayuda exterior estadounidense. Estados Unidos se ha gastado más de 10.000 millones de dólares en tareas antidrogas en el país sudamericano en casi dos decenios.

La cantidad de tierras dedicadas al cultivo de coca había declinado consistentemente, pero comenzó a subir de nuevo en el 2014, de acuerdo con la Oficina de la ONU para Drogas y Delito. El mayor incremento se registró el año pasado, cuando la agencia reportó un aumento de 52% en el área donde se cultiva la coca.

El aumento coincidió con la decisión del presidente Juan Manuel Santos de cesar el uso de herbicidas contra los cultivos por temores de salud en el 2015 y un acuerdo de paz que provee beneficios a cocaleros que acuerdan substituir sus cultivos.

Las autoridades colombianas han prometido erradicar 100.000 hectáreas de coca este año por medio de una combinación de destrucción voluntaria y forzada de las plantas. Las autoridades anunciaron esta semana que habían conseguido su objetivo de erradicar 50.000 hectáreas por la fuerza. Analistas independientes no esperan que puedan conseguir el mismo número por erradicación voluntaria.

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Outbrain