111817 Kids Cooking 01 (Spanish)

Tessa Hawes, izquierda, miembro del Lucky Clover 4-H Club, muetra a Sara Casanova, de 10 años, centro, y a Yoseline Álvarez, ambas de la escuela primaria Robert Bruce Elementary School, como hacer una manta. La sesión del sábado en la escuela primaria Liberty Elementary, fue una de muchas sesiones que les permitieron a los miembros del 4-H Club desarrollar sus habilidades de liderazgo.

Frank Cowan, Contributor

El sábado, alrededor de tres docenas de estudiantes prepararon la cena para más de 100 invitados después de una práctica de aprendizaje que les enseñó sobre nutrición, jardinería y servicio comunitario.

Los miembros de 4-H Club de cinco escuelas de bajos recursos en el Distrito Escolar de Santa María-Bonita y la Escuela Primaria Océano se encontraron en la Primaria Liberty para una tarde llena de clases STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés) y aprendieron a hablar en público, sobre hábitos saludables y el Programa de Desarrollo Juvenil 4-H.

El proyecto, llamado 4-H SNAC (Concilio de Asesoramiento de Nutrición Estudiantil por sus siglas en inglés), es una colaboración entre dos programas de Extensión Cooperativa de UC en los condados de Santa Bárbara y San Luis Obispo - Programa de Educación Nutricional UC Cal Fresh y el Programa de Desarrollo Juvenil 4-H- y las escuelas primarias.

Los estudiantes experimentaron actividades que quizás no tienen tiempo de explorar en la escuela, desde hablar en público, STEM, salud, jardinería y cosas por el estilo, dijo Janelle Hansen, supervisora del programa 4-H. El evento marcó el tercer año de capacitación en liderazgo juvenil.

"Hay tantas razones por las que hoy en día este programa es tan importante", dijo Shannon Klisch, supervisora de educación nutricional del Programa de Educación Nutricional UC Cal Fresh. "A través de nuestra enseñanza en las aulas, descubrimos que se necesita más que solo conocimiento para cambiar, educar a las personas y mejorar la salud pública”.

"Queremos desarrollar líderes jóvenes para que se conviertan en defensores de su comunidad e identifiquen maneras de hacer que sus vecindarios sean más saludables". Una de las cosas importantes que el proyecto espera enfatizar es "la participación de los padres en la vida de sus hijos", agregó la educadora de nutrición JaNessa Willis.

"Todos los niños aquí, con nuestra ayuda, van a preparar una cena saludable esta tarde a las 5:30 p.m. para mamá y papá", dijo. "De esta manera, los niños les enseñan a sus padres lo que aprendieron, y esperamos que puedan aplicar su aprendizaje en sus hogares y con sus familias para lograr un cambio en su comportamiento".

El menú incluía enchiladas de mango, arroz integral y una ensalada de espinaca con frijoles, maíz, cebollas y pimientos. "También estamos trabajando en el proyecto Linus, donde pueden hacer mantas para niños que están hospitalizados y necesitan algo suave y cómodo", añadió Hansen. "Esperamos que hoy les permita experimentar todo lo que 4-H tiene que ofrecer a la comunidad, y les permita fomentar sus habilidades de liderazgo para que puedan tomar lo que aprendieron hoy y enseñar a otros niños en sus escuelas".

El proyecto está dirigido a estudiantes que asisten a escuelas en áreas que califican para el programa que les brinda el almuerzo escolar gratis o a un bajo costo. Entre el 80 y el 90 por ciento de los que asisten a las escuelas del distrito de Santa María-Bonita califican.

"Eso significa que muchas familias podrían tener grandes barreras para encontrar y pagar alimentos saludables en sus vecindarios, y muchos estudiantes obtienen la mayoría de sus comidas completas en la escuela ", dijo Klisch.

El Superintendente de Distrito Luke Ontiveros se detuvo en la Primaria Liberty para echar un rápido vistazo al grupo de 13 niños, dirigido por Lisa Paniagua, especialista en educación comunitaria de UC Cal Fresh, mientras los pequeños cavaban la tierra para encontrar lombrices y separaban materiales reciclables, basura y restos de comida en tres recipientes separados.

"Tener este tipo de educación aumenta la relevancia de lo que pueden hacer en el futuro", dijo Ontiveros. "Las actividades de hoy llevan las cosas más allá de las aulas, los libros de texto y les da vida a través del aprendizaje práctico. No hay mejor manera de aprender y continuar progresando en su educación".

Paniagua y su compañero Leonel Palomarez, un extendedor de nutrición y experto en compostaje de Fresh Cal de UC Cal, les enseñaron a los niños sobre el proceso de compostaje en el jardín usando una combinación de fuentes de nitrógeno y carbono.

"Aprendieron sobre el reciclaje de materiales que de lo contrario irían a un vertedero", dijo Palomarez. "También hicimos un poco de compostaje poniendo la lombriz como ejemplo. Tomamos las sobras de restos de comida, las pusimos en el suelo, dejándolas descomponer, para que luego las lombrices pueden comérselas”.

"Les decimos a los niños: les damos de comer a los gusanos nuestra comida para que se alimenten, y a su vez, su compostaje alimenta el suelo que luego nutre los suelos que contribuyen a nuestra alimentación. Es un círculo completo". La estudiante de quinto grado de Bruce, Sara Casanova, dijo que no le resulta ajeno aprender sobre el suelo, las plantas y las lombrices. De hecho, a menudo es voluntaria en el jardín de su escuela.

"Estaba tan emocionada de trabajar con lombrices", dijo Sara. "Ya sabía que eran buenos para la tierra".

Su actividad favorita el sábado fue dividir la basura en materiales reciclables y compostaje.

"Voy a enseñarles algo nuevo a mis padres hoy", agregó. "También estoy emocionada de hacer enchiladas para ellos porque mi mamá las prepara los domingos. Pero esta vez, yo las haré para ellos".

La clase de jardinería de Paniagua también incluyó una "mini auditoría de residuos". Los niños tomaron toda la basura, la clasificaron y la colocaron en tres contenedores diferentes, uno para basura, reciclaje y compostaje.

Ella levantó un plato de papel que fue arrojado a la basura.

"La razón por la cual no se puede reciclar es porque tiene un forro brillante en el borde", explicó Paniagua. "Mucha gente no sabe esto".

"Cada año esto se vuelve más divertido", agregó. "Los niños aprendieron rápidamente donde se debe colocar cada artículo de desperdicio”. Solo dije: '¡En su marca, listos, fuera!' y fácilmente empezaron a clasificar todo.

"Nunca había visto tantos niños entusiasmados por excavar dentro del bote de basura", bromeó.

0
0
0
0
0