Subscribe for 33¢ / day
032418 March for Our Lives 01.jpg (Spanish)

Manifestantes se unieron a la protesta nacional “Marchando por Nuestras Vidas” y entonaron consignas frente a la tienda de armas de fuego local, Get R Gun, ubicada en la calle Broadway. 

Fotógrafo: Frank Cowan

El sábado cientos de jóvenes de Santa María se unieron al resto de la nación para exigir medidas legales más estrictas sobre el control de armas y la seguridad en planteles escolares.

Las manifestaciones, "Marchando por Nuestras Vidas" fueron encabezadas por los sobrevivientes del tiroteo del 14 de febrero en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, que dejó 17 personas muertas.

A las 2:30 p.m., más de 120 personas marcharon frente al Auditorio Ethel Pope de Santa Maria High School y tomaron las esquinas en South Broadway y Morrison Avenue, gritando "¡Ya fue suficiente!" "¡La gente unida nunca será vencida!" "¡Sáquenlos!" y "Hola, hola NRA, ¿cuántos niños mataste hoy?"

Joana Barrera, organizadora comunitaria de la Alianza de la Costa Central para una Economía Sustentable (CAUSE por sus siglas en inglés), dijo que la organización ha estado hablando con los estudiantes desde el tiroteo de Parkland y la huelga nacional del 14 de marzo, y que espera que se susciten más conversaciones sobre el control de armas en un futuro no muy lejano.

"Santa María ya enfrenta altos niveles de delincuencia y violencia juvenil debido a la actividad de pandillas", dijo Barrera. "Queremos que se escuche a los estudiantes, y está es una excelente manera de ayudar a los estudiantes a involucrarse. Ya basta".

Solo dos días después del tiroteo en Parkland, las tensiones entre los estudiantes de Santa Maria High se incrementaron cuando dos fotos amenazantes de Snapchat circularon en las redes sociales.

"Esa es otra retórica preocupante", dijo Barrera. "No está bien percibir las armas de fuego como un juego. Eso no es divertido”.

Los organizadores también pidieron a los líderes de la ciudad que instituyan una nueva política que establezca zonas y distancias más amplias entre tiendas de armas e instalaciones estudiantiles, similar a la que se aprobó en el Condado de Alameda. La ordenanza, que prohíbe que haya tiendas de armas dentro de 500 pies de las escuelas, licorerías y vecindarios residenciales, ha sido impugnada en una corte federal.

"Si observas alrededor de Santa Maria High School, hay tiendas de armas que forman un perímetro triangular alrededor de las afueras del campus", señaló Barrera. "También hay una tienda de armas a unos dos kilómetros de distancia de Righetti High School".

Barrera espera que los funcionarios de Santa María prohíban la construcción de nuevas tiendas de armas cerca de las escuelas y que la distancia entre ambos tipos de instalaciones existentes sea más larga.

"Me parece preocupante cuán cerca están estas tiendas de armas a las escuelas. Se trata de una medida de seguridad para que los estudiantes no se sientan amenazados".

Barrera agregó que la idea no es infringir los derechos de la Segunda Enmienda ni prohibir las armas de fuego, sino proteger la seguridad de los estudiantes en las escuelas, iniciar conversaciones para fortalecer las verificaciones de antecedentes criminales, ayudar a tratar la salud mental y mitigar el acceso a las armas.

Siempre habrá reacciones violentas de otros grupos cuyos puntos de vista pueden no coincidir con los de ella, o CAUSA, dijo Barrera, pero el objetivo principal al final del día es "la seguridad de los estudiantes, en primer lugar".

"Los estudiantes de Marjory Stoneman Douglas High son los que organizaron la huelga nacional y comenzaron un movimiento, incluyendo 'Marchando por Nuestras Vidas'", agregó. "Los estudiantes son los que están en la escuela todos los días, enfrentan esta amenaza y no deben temer ir a la escuela. Se supone que deben sentirse seguros".

Pam Gates y Clifford Solomon, de Santa María, señalaron estar orgullosos de la generación de jóvenes que salió el sábado a expresar los cambios desean ver en la nación.

"Las generaciones del pasado simplemente se están enterrando en el lodo, y son los jóvenes en Florida los que realmente emprendieron este movimiento", dijo Solomon.

La pareja también participó en la manifestación "Marchando por Nuestras Vidas" de Lompoc y regresó para unirse a la marcha de Santa María.

A Solomon, un ex maestro, le preocupa escuchar que hay lideres políticos que proponer armar a los instructores.

"Sugerir algo así es simplemente trágico y erróneo", dijo. "Los maestros tienen suficientes problemas con que lidiar".

"Afortunadamente, los niños tienen muchas más agallas que nosotros", dijo Gates. "Esta es la primera manifestación de este tipo que recuerdo que haya ocurrido en Santa María; es genial volver a casa y ver esto".

La manifestación también contó con una mesa llena de formularios de inscripción para votantes, que Barrera, de CAUSE, dijo que los organizadores trajeron para animar a los adolescentes que acababan de cumplir 18 años o que estaban a punto de cumplirlos, a inscribirse.

Monserrat Nolasco, que recientemente celebró su cumpleaños número 18, se registró para votar alentada por sus amigos.

"Es hora de que finalmente me registre, ahora que puedo", dijo. "Me voy a registrar para poder comenzar a votar por las políticas que me importan y comenzar a ayudar a que se implementen cambios".

0
0
0
0
0