Subscribe for 33¢ / day
Funnel cloud (Spanish)

El miércoles, una nube en forma de embudo se movía a través de la carretera Los Osos Valley Road hacia Los Osos, mientras una activa banda de nubes conectadas se movía al suroeste hacia San Luis Obispo.

Fotógrafia contribuida, Jack Jones

El miércoles pasado, se vio una nube en forma de embudo moviéndose hacia el este, de Los Osos a San Luis Obispo a lo largo del Valle de Los Osos. El año pasado, el 22 de marzo, Santa María también pudo observar una nube en forma de embudo.

Las nubes en forma de embudo son columnas giratorias de gotas de agua condensada. Si no fuera por el agua líquida, no podrías verlas. Tan pronto como tocan el suelo, se clasifican como tornados; si ocurren sobre el mar, entonces se les llaman trombas marinas. Los desechos o la suciedad incrustados en una nube en forma de embudo indican que ya ha tocado el suelo y ha sido categorizado como un tornado.

Entonces, ¿qué causa las nubes en forma de embudo? Para ser honesto, entendemos las condiciones necesarias para su desarrollo, pero no sabemos con precisión si un sistema de baja presión en particular, en el frente o en el valle produciría una.

En primer lugar, se necesita una atmósfera inestable con aire cálido y/o húmedo en la superficie y aire frío en el aire. En columnas anteriores, he escrito que el aire húmedo y cálido es menos denso y naturalmente se evapora.

A medida que el aire asciende hacia el cielo, se enfría hasta el punto en que el vapor de agua se condensa para formar nubes visibles y libera enormes cantidades de calor latente. Esta condición hace que el aire suba dentro de la nube produciendo corrientes ascendentes que pueden alcanzar más de 100 mph y pueden provocar tormentas eléctricas. Las nubes con desarrollo vertical son cumulus y cumulonimbus. "Nimbus" denota precipitación, como lluvia, granizo o nieve. La parte superior de estas nubes en raras ocasiones puede irrumpir en la estratosfera a unos 33,000 pies.

Estas corrientes ascendentes pueden provocar la cizalladura del viento, el otro ingrediente necesario para las nubes de embudo. La cizalladura del viento es cuando el aire viaja en una dirección, velocidades y alturas diferentes. La condición puede hacer que un cilindro de aire gire en un plano horizontal millas arriba en la atmósfera, pero que eventualmente se vuelva más vertical y llegue al suelo.

A pesar de que la gran mayoría de los tornados ocurren al este de las Montañas Rocosas, California no es inmune a estas columnas de aire que giran violentamente. Ha habido 396 tornados confirmados de 1950 a 2012 en el estado. De hecho, el 6 de enero de 2016, un sistema de baja presión de nivel superior produjó tormentas eléctricas en todo el centro y sur de California cuando un débil tornado tocó tierra al norte de Hollister, convirtiéndose en el primer tornado confirmado en los Estados Unidos en 2016.

La mayoría de los tornados del estado ocurren al sur de Point Conception o en los valles de San Joaquín y Sacramento. Casi todos fueron calificados como débiles en la escala Fujita. El condado de California con el mayor número de tornados confirmados es Los Ángeles con 43, seguido de Orange con 31. San Bernardino, el condado más grande de los Estados Unidos por área, registró 29 tornados, seguido de San Diego con 26.

Al dirigirse hacia el norte a lo largo de la costa de California, la tasa de ocurrencias de tornados disminuye. El condado de Santa Bárbara ha registrado seis tornados, mientras que el condado de San Luis Obispo solo ha registrado dos tornados confirmados.

He estado pronosticando el clima a lo largo de la Costa Central por más de 26 años y noté un patrón de tormentas posfronteras que ocurrían a fines del invierno y principios de primavera moviéndose hacia el sudeste desde el Pacífico a través de Los Osos y/o Valle del Chorro hacia San Luis Obispo que crearon actividad de tornadica. No categorizo esta zona como nuestro callejón de tornados, sino una anomalía interesante.

El 2 de abril de 2014, en medio de la noche, el radar meteorológico Doppler en la Base Aérea Vandenberg indicó una línea roja y gruesa de clima severo sobre Cayucos moviéndose hacia el sudeste a través del Valle del Chorro hacia San Luis Obispo. Más tarde esa mañana, recibí fotografías y correos electrónicos de numerosos residentes en Cayucos que documentaban granizo de 1 pulgada de diámetro. Esta banda de tormentas eléctricas puede haber producido un tornado débil en Camp San Luis.

El 7 de abril de 1926, una tormenta del Pacífico desde el Pacífico se movió a través del Valle de Los Osos y produjo un rayo. El rayo cayó sobre grandes tanques de petróleo a lo largo de Tank Farm Road. En total, más de 5 millones de galones de petróleo se quemaron durante cinco días. El aceite ardiente llegó hasta Ávila Beach a través de San Luis Obispo Creek. El intenso calor de estos incendios produjo cientos de remolinos de fuego, muchos de ellos mostraron características de tornados reales.

El 5 de mayo de 1998, otro tornado débil golpeó a San Luis Obispo. En ese momento, vivía en la esquina de las calles Kentucky y Fredericks, en un vecindario cercano a Cal Poly, donde tocó tierra el tornado. Al principio, pensé que era un tren en movimiento rápido a lo largo de California Boulevard. Las ramas de los árboles se estaban cayendo, y luego vi que los escombros giraban en dirección contraria a las manecillas del reloj, una clara evidencia de que se estaba produciendo un tornado. El Servicio Meteorológico Nacional salió al sitio y confirmó que efectivamente se había producido un tornado de bajo nivel.

Aquí hay un detalle interesante sobre esta área cerca de Cal Poly. Evidentemente, pudo haber existido otro torbellino que ocurrió en este lugar en los años 50 o 60. Si tienes material, datos o historias sobre esto, me gustaría conocerlas. Envíame un correo electrónico o una carta a John Lindsey (Pacific Gas y Electrict Co.), 4325 S. Higuera St., San Luis Obispo CA 93401.

0
0
0
0
0