Spanish forum (SPANISH)

 Miembros de la comunidad de Santa Maira escuchan al cofundador de One Community Action, Pete Flores durante un foro público del Grupo de Enfoque por la Seguridad Juvenil el lunes por la tarde. 

Ivette Peralta, Contributor

Representantes del Grupo de Enfoque por la Seguridad Juvenil de Santa María se reunió con miembros de la comunidad y líderes de One Community Aciton el lunes por la noche.

Más de 45 personas asistieron a la reunión en la casa de Arnulfo Romero, uno de los cofundadores de One Community Action. La reunión comenzó con un video con las fotografías y los nombres de más de 20 personas que han perdido la vida como víctimas de actos de violencia en Santa María durante los últimos tres años. El diácono Raúl Blanco, de la iglesia de San Luis de Montfort, procedió dando la bienvenida a todos leyendo un versículo de la Biblia, minutos después un miembro de la comunidad pidió un momento de silencio en honor de todas las víctimas.

Teresa Reyburn, Directora de Servicios de Recreación en Santa María y Eddie Galarza, a quien la ciudad contrató a finales del 2016, como el nuevo coordinador comunitario estuvieron presentes en la reunión para actualizar al público sobre el progreso del Comité Asesor de Políticas del grupo de enfoque.

Reyburn explicó que el Comité Asesor de Políticas es uno de los componentes del grupo de enfoque, compuesto por agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro que están encargados de desarrollar un plan de acción que el Comité de Recursos Técnicos eventualmente implementará.

"El grupo de enfoque comenzó con 35 miembros y ahora tenemos más de 55. Hemos tenido tres foros públicos de una serie de seis que necesitan ser completados para escuchar y analizar las ideas y preocupaciones de la comunidad antes de comenzar a escribir un plan de acción", dijo Reyburn.

Reyburn aliento a la audiencia a asistir a las próximas dos reuniones el 26 de junio a las 6:30 p.m. (español) y el 27 de junio (inglés) a las 6:30 p.m., en el Centro Comunitario Memorial de los Veteranos, 313 W. Tunnel Street.

"No importa si asisten para decirnos que creen que estamos haciendo todo mal, si así se sienten, nosotros tenemos que saberlo", dijo Reyburn.

"Si usted siente que necesita ser escuchado, por favor venga".

Esa es la razón por la que Silvia Narciso, de 40 años, y Ricardo Ramírez, 41, quienes fueron apuñalados por su hijo Jhordy Ramírez, de 21 años, el 12 de mayo asistieron a la reunión del lunes, para ser escuchados. Narciso dijo que quería contar su lado de la historia. "Me dolió escuchar lo que se decía de mi hijo, el día después de que todo sucedió, que él era un asesino. Pero yo sabía que pronto me levantaría de la cama del hospital y aclararía a la comunidad lo que realmente sucedió", dijo Narciso. "Lo que nadie sabe es cuánto mi esposo y yo pedimos ayuda, y cómo mi hijo mismo la buscó, pero no la recibimos", dijo Narciso con lágrimas en los ojos.

"Cada vez que mi hijo llamaba a la policía buscando ayuda, porque quería suicidarse, la policía nos mandaba al hospital, y el hospital no nos prestó servicio rápido, ni pudo mantenerlo bajo vigilancia, porque tal y como nos explicaron varias veces, no eran un hospital de salud mental ".

Narciso dijo que estaba desesperada por lo que pidió ayuda en Good Samaritan y en una agencia para la rehabilitación de drogadictos en Santa Bárbara, pero ninguno de los lugares tuvo un espacio abierto para su hijo en su momento.

Narciso comento que un mes antes del incidente, fue cuando su hijo comenzó a tener pensamientos suicidas y a mostrarse agresivo. Las acciones inusuales de Jhordy conmocionaron a sus padres. Según Narciso "él siempre había sido un muchacho muy bueno".

Ella dijo que la barrera de la comunicación por no hablar inglés dificulto la búsqueda de ayuda. "Hicimos lo que pudimos en tan poco tiempo. Lo que nos pasó no se lo deseo a nadie. Es devastador ", dijo con una voz aflijida.

"Eso es exactamente lo que queremos y necesitamos prevenir, tragedias como ésta. Queremos trabajar con la ciudad para seguir construyendo relaciones con otras agencias que brindan servicios a los jóvenes en riesgo y a las familias de nuestra comunidad ", dijo Pete Flores, cofundador de One Community Action.

"Pero para abordar este problema, la ciudad debe reconocer que el problema es mayor que cómo lo están proyectando y afrontando", agregó.

"Los líderes municipales no solo deben enfocarse en la violencia juvenil o pandilleril, sino también en la violencia doméstica, los asesinatos no asociados con la violencia pandilleril, en los suicidios reportados y las lesiones reportados a causa de la violencia, porque olvidamos que no todo el mundo muere".

"El grupo de enfoque debe afrontar todo tipo de violencia en la comunidad". Otros miembros de la audiencia estuvieron de acuerdo.

Flores también dijo que espera que los líderes de la ciudad inviten a One Community Action a ser un participante oficial del Grupo de Enfoque por la Seguridad Juvenil, y juntos seguir trabajando para hacer a Santa María un lugar mejor y más seguro.

Él invitó a la audiencia no sólo a asistir a los dos foros públicos del 26 y 27 de junio, pero también a difundir cuando sucederán estos foros con otros constituyentes, y a continuar expresando preocupaciones a los funcionarios de la ciudad.

0
0
0
0
0