052517 Hancock scholarships 04.jpg (Spanish)

Jan Bartlett, centro, posa con algunos de los 23 estudiantes a los que su fundación otorgo becas académicas.

Len Wood, Staff

Cuando Bryant Cisneros llegó a Santa María en abril de 2012 desde Guadalajara, México, solo tenía 60 dólares en el bolsillo, pero no un lugar para vivir ni una escuela a la cual asistir.

Poco después de su llegada a esta ciudad, hizo un amigo que le permitió vivir en su casa, así que Bryant pudo conseguir un trabajo de tiempo completo y empezó a tomar clases en Hancock College. A pesar de las barreras financieras, se matriculó en cursos de inglés como segundo idioma. El viernes, Cisneros se graduará y se irá a estudiar a Cal Poly en el otoño como estudiante de transferencia de ingeniería mecánica.

Cisneros fue uno de los becarios durante la recepción de entrega de becas de Allan Hancock College Foundation el jueves. “Tenía un sueño” -dijo Cisneros. "Tenía un desafío que superar. Conocí a gente que decía que sería demasiado difícil para mí seguir adelante con mi educación. Esas cosas me motivaron a creer que todo es posible sin importar tu origen o tu primer idioma. Tenía el impulso y estaba dispuesto a perseguir mi sueño.

Cisneros agregó, “cuando comencé a ir a Hancock, trabajaba 40 horas a la semana. Las becas me permitían trabajar menos y concentrarme más en mis cursos de ingeniería. "

Allan Hancock College Foundation celebró su 40 aniversario mediante la concesión de un récord de entrega de 470 becas, que en conjunto equivalen a 500,000 dólares provenientes de aproximadamente 270 donantes y entregadas a 391 estudiantes Hancock.

Más de 900 estudiantes, donantes, maestros, administradores y miembros del directorio actual y de directorios pasados llenaron el gimnasio de Hancock para reconocer los logros estudiantiles y la dedicación a la educación superior.

La estudiante de segundo año de Hancock, Rachel Naugle se llevó una grande sorpresa el jueves, cuando fue nombrada destinataria de la prestigiosa Beca Marian Hancock de $ 7,500. La beca se otorga a un estudiante cada año, que ejemplifique el servicio comunitario, los logros académicos y la conducta personal, según Andrew Masuda, director de asuntos públicos de Hancock.

"Estoy abrumada", dijo Naugle sobre la sorpresa. "Esto es increíble".

Naugle se graduará de Hancock con honores y un promedio de 4.0 en la ceremonia de graduación del viernes, y se transferirá a Cal Poly en el otoño. Ella fue la primera estudiante atleta en ganarse esta beca en 16 años.

"Será una enorme ayuda financiera y cubrirá más de la mitad del costo de matriculación de mi primer año", dijo Naugle. "Jugar dos deportes y tomar un montón de clases a lo largo de los años me ha enseñado a esforzarme en todo lo que hago. Mi tiempo en Hancock me ha demostrado que realmente se puede empezar aquí e ir a cualquier parte”.

Agnes Grogan, el primer director ejecutivo de la Fundación Allan Hancock College, pronunció el discurso principal en la recepción del jueves, diciendo que desde el principio (en 1977), el enfoque de la fundación ha sido ayudar a los estudiantes a alcanzar sus metas.

"No puedo poner en palabras lo orgulloso que estoy de haber jugado un pequeño papel en el desarrollo de la fundación y ver en lo que ahora se ha convertido", dijo Grogan. "Es una hermosa asociación entre nuestros maravillosos donantes y su ayuda financiera y nuestros asombrosos estudiantes. "

Ella también aconsejó a los estudiantes, que mientras persigan sus sueños, recuerden que su etapa en Hancock y a la gente que los ayudó a prepararse para los eventos culminantes en sus días universitarios.

"Todos los presentes aquí hoy en Hancock y nuestra comunidad, creyeron en nosotros", dijo Michael Huggins, presidente de la Asociación Gubernamental Estudiantil, quien recibió dos becas por un total de $ 4,600 en nombre de la fundación. "No puedo agradecer a nuestros donantes lo suficiente por creer en nosotros y ayudarnos a continuar nuestras jornadas".

0
0
0
0
0